Amamantando asesinos

En este año conmemorativo de Monteverdi he escuchado abundante música del genio cremonés. Y ayer un fragmento de La coronación de Popea, la amante del cruel Nerón. El libretista de esta ópera, G. F. Busenello se basó en el historiador romano Tácito, y en el monólogo despechado de Octavia (“Disprezzata Regina”), la legítima emperatriz, introduce unos versos donde esta mujer da cuenta de la violencia machista, desde una perspectiva nada usual, la de la misma mujer como engendradora de hombres crueles y violentos.

Si la naturaleza y el cielo
libres nos crean,
el matrimonio nos hace esclavas.
Si concebimos al hombre,
oh, miserable sexo de las mujeres,
de nuestro cruel tirano damos forma al cuerpo,
amamantamos al verdugo despiadado
que nos descarna y nos desangra,
y nos vemos forzadas, por indiga suerte,
a parir nosotras la misma muerte.

Deja un comentario