RuiValdivia

Horas non numero nisi serenas

El clarinete es un instrumento “inventado” a finales del siglo XVIII, por tanto, contemporáneo del piano y de las modificaciones que sufrieron, sobre todo los instrumentos de viento (llaves, pistones, etc.), para dotarlos de potencia sonora y capacidad de modulación armónica, en consonancia con la evolución de la gran música sinfónica romántica. Su sonido tan peculiar y variado, su amplia tesitura y la posibilidad que le ofrece al intérprete de acometer un amplio abanico de recursos técnicos y expresivos, lo han convertido en un instrumento también indispensable en el jazz, donde grandes músicos han revolucionado el estilo jazzístico precisamente utilizando su clarinete: Benny Goodman, Buddy Defranco, Arti Shaw, Eric Dolphy, etc.

Pero estos días he tenido la fortuna de acompañar al clarinetista “clásico” y compositor Jörg Widmann, en los tres conciertos que ha ofrecido recientemente en Madrid. El primero en el Museo Reina Sofía, donde actuó en solitario y nos ofreció un auténtico compendio de lo que este instrumento puede llegar a expresar, sonidos nada habituales y con los que el clarinetista alemán fabricó una auténtica alquimia sonora. Los otros dos conciertos los ofreció acompañado por el Cuarteto Hagen, y a parte de otras piezas, nos deleitó con esas joyas que son los quintetos para clarinete de Mozart y de Brahms, así como el estreno de su propio quinteto.

«Clarinete» recibió 2 desde que se publicó el miércoles 26 de abril de 2017 dentro de la serie «~» . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por Juan Ruiz.

Comentarios recibidos en este post y unidos a la discusión global de todos a través de la Matriz, nuestro espacio conversacional.

Deja un comentario

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos los blogs de la red indiana en la
página de registro de Matríz.