Una quinta y una flauta mágicas

Resumo dos experiencias musicales recientes. La del viernes pasado en la inauguración de la temporada de la Orquesta Nacional de España, en la que asistí a la interpretación de la Quinta sinfonía de Mahler, y ayer, que fui al cine para presenciar en directo la retransmisión de la inauguración de la temporada del Royal Opera House de Londres, con La Flauta Mágica, de Mozart.

Siempre que tengo la oportunidad de escuchar la quinta la aprovecho. Es una de esas sinfonías redondas, a la que identifico con numerosos momentos memorables. Un lujo de obra que nunca decae y que te envuelve en emociones contradictorias y nunca banales. A la ópera de Mozart me acompañó mi hija, y tanto por esta circunstancia como por la de ser una obra tan exquisita e ingenuamente pródiga de símbolos y humanidad, disfruté como un auténtico niño.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: