Religiosidad

Me comentan algunos amigos por qué vivo la Semana Santa con tanta religiosidad, siendo yo ateo. Sobre todo se refieren al hecho de que en estas fechas, casi siempre adapte la música que escucho a los hechos de la pasión y muerte de Cristo. A mí esto nunca me ha sorprendido, y siempre lo he... Leer más →

Políticas de identidad

Existe un deseo generalizado de buscar el reconocimiento social a través de algún hecho diferencial. En esto se basan las llamadas políticas de identidad que se vertebran a través de la defensa del género, la orientación sexual, la raza, la nación, la lengua, las creencias religiosas, etc. Si deseamos defender nuestro reconocimiento individual y nuestra capacidad para ser individuos libres y diferentes, encuentro que la compartimentación de la lucha por el reconocimiento en identidades y hechos diferenciales concretos, lejos de ayudarnos en el camino de la emancipación, nos distrae y nos hace jugar en el terreno de juego de los poderosos, precisamente de los que discriminan y fabrican las desigualdades.

Política cultural

Hay una diversidad enorme de culturas. La diversidad misma es un patrimonio que las políticas culturales modernas pretenden proteger. Pero ¿cuáles son los factores agresores de la diversidad cultural? Pues, aunque parezca absurdo, la misma política cultural.

Planos, bocetos, guiones, partituras: los califactos como obras en proceso

Lo que realmente importa de los califactos es que se usen, que se utilicen como materia prima de proyectos e interpretaciones. Por esta razón he intentado que cada califacto pudiera comunicar aquello en lo que podría convertirse, que pudiera anticipar e inspirar a los potenciales receptores de esta materia prima. Que en cada califacto se pudiera vislumbrar lo que podría ser si le diéramos música, si las imágenes cobraran movimientos, si la palabra se dijera con convicción y naturalidad. Un califacto es un guion de lo que podría ser si otros personas quisieran ayudarme a interpretarlos.

Otra derrota

A veces hay que dar explicaciones, aunque nadie las haya pedido. Y como llevo varias semanas sin publicar en este blog, y esta situación no es meramente coyuntural, sino que deriva de una reflexión sobre la idoneidad de mi proyecto, paso a explicar, que no justificar, los cambios estructurales. En varias ocasiones ya había explicitado... Leer más →

El bien público

La institución del bien común o del interés general se erige como un fetiche al que otorgamos nuestra confianza, en la idea de que no de otra forma los individuos vamos a poder darnos bienestar, salud, educación o infraestructuras. Cedemos así nuestra libertad a priori, a una organización de expertos que deciden por nosotros, en unos representantes que distribuyen la coacción en la sociedad con el objetivo ampuloso y mezquino, de que así logran maximizar nuestra libertad y nuestro bienestar. Sin esta máscara de utilidad pública el Estado no podría existir, sin esta falacia de conciliador y mediador entre los intereses enfrentados de la sociedad, el Estado sucumbiría.

Amamantando asesinos

En este año conmemorativo de Monteverdi he escuchado abundante música del genio cremonés. Y ayer un fragmento de La coronación de Popea, la amante del cruel Nerón. El libretista de esta ópera, G. F. Busenello se basó en el historiador romano Tácito, y en el monólogo despechado de Octavia ("Disprezzata Regina"), la legítima emperatriz, introduce... Leer más →

El arte de la libertad

Las experiencias artísticas resultan imprescindibles para provocar transformaciones liberadoras a nivel de percepción y deseo. Esta manera radical de experimentar el arte, y de conciliarlo con la forma en que construimos comunidades a nuestro alrededor, se constituye en un poderoso mecanismo de emancipación, en tanto en cuanto nos puede capacitar para tomar las riendas de nuestra evolución, de nuestra transformación progresiva en individuos cada vez más libres.

WordPress.com.

Subir ↑