Coloreando la vida

Ayer vi la película “Maudie, el color de la vida“. Por un lado el deseo de emancipación de una persona sensible a la que sus más allegados sobreprotegen a la vez que marginan. Y su encuentro con la rudeza de un hombre tan diferente a ella “como dos calcetines desparejados”. Y también la capacidad de la experiencia artística para compartir y expresar una manera de contemplar un mundo, en este caso pequeño y marginal. Más allá de la mayor o menor fama que hubiera alcanzado la pintora, que por otra parte nunca persiguió ni valoró, se muestra la necesidad de convivir y compartir, y de sacarle el máximo partido a las cosas y a las personas que se tienen cerca. Más que un refugio o un paliativo, el color que Maud le aplica a la vida aspira a hacerla plena, a darle sentido y profundidad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: