Santa Bárbara

Patrona de los artilleros y de los mineros, la santabárbara también guarda en los barcos la pólvora de los cañones. Fue torturada y finalmente decapitada por su padre, que cayó fulminado por un vengativo rayo divino, de aquí su advocación de las profesiones explosivas. El viernes escuché un oratorio dedicado a su persona, virgen y mártir, compuesto a comienzos del siglo XIX por José Lidón. Obra ambiciosa y extensa que guarda algunos bellos momentos, y en la que predomina el recitativo sobre un texto simplón, hagiográfico y endeble. Disfruté realmente, sobre todo porque entre los músicos había buenos amigos, y porque el cuarteto de cantantes era de auténtico lujo.

La recuperación de este tipo de obras resulta meritoria, más aún cuando se trata de dar nueva luz sobre un período histórico en el que la música compuesta en España parecía que había decaído dramáticamente. Sin embargo, el sesgo que poseen hacia la liturgia, y el que la mayor parte de estos compositores no tuvieran más ambición que componer para el día concreto en que se iban a interpretar, sin ningún tipo de pretensión de reconocimiento futuro, convierte estos conciertos en algo un tanto anodino y desubicado. Preferiría que de estas obras se extrajeran las partes más brillantes y conseguidas, y alrededor de ellas se realizara un acto de recreación libre eludiendo la necesidad de ser originales a un espíritu que tan poco le puede ofrecer a la sociedad actual.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: