RuiValdivia

Horas non numero nisi serenas

Grupo de Cooperativas de las Indias

El arte de la libertad

Las experiencias artísticas resultan imprescindibles para provocar transformaciones liberadoras a nivel de percepción y deseo. Esta manera radical de experimentar el arte, y de conciliarlo con la forma en que construimos comunidades a nuestro alrededor, se constituye en un poderoso mecanismo de emancipación, en tanto en cuanto nos puede capacitar para tomar las riendas de nuestra evolución, de nuestra transformación progresiva en individuos cada vez más libres.

Hay un arte de ser libre. Porque la libertad no se expresa gracias a una norma o por un derecho otorgado, sino a través de un experimento continuo con ese poder que tiende a fabricarnos a su imagen y para su perpetuación. Podría haber escrito “contra ese poder”, pero he preferido incidir en el hecho de que el poder no es algo que esté fuera de nosotros, algo así como una armadura que nos constriñe y nos protege, o como unas cadenas que esclavizan esa falsa esencia primigenia y pura que muchos creen que nos trasciende y que constituye nuestro auténtico yo, como un envoltorio opresor del que nos hemos de desprender para ser auténticamente libres siendo nosotros mismos. Si consideráramos el poder sólo como algo externo a destruir, si pretendiéramos hacer tal cosa, nos quedaríamos desnudos, advertiríamos que debajo de nuestra armadura sólo habitaba un “caballero inexistente”.

Deseamos obtener el máximo de libertad, sí, pero cada uno de nosotros aspiramos a ser libres desde una situación ya construida en los avatares de nuestra historia y de nuestra posición en el sistema productivo y cultural que nos ha creado cognitivamente. La liberación, por tanto, no resulta de escuchar una voz interior que ha sido apagada por el poder, o de encontrarse a sí mismo, de buscar en el interior de la propia persona una esencia que sólo podríamos alcanzar apartándonos del mundo para luego regresar purificados y con un verdadero deseo de libertad. No hay nada que encontrar. Y si se halla algo, las más de las ocasiones consistirá en una marioneta accionada por otros, una entelequia que realmente no nos pertenece, porque lo único que nos mantiene vivos y lúcidos es el cuerpo y el cerebro construidos en conflicto y armonía con el entorno que nos ha influido y al que hemos influido a lo largo de nuestra vida.

Pero a pesar de ello, el futuro no está predeterminado por el discurrir histórico y por nuestros cerebros actuales. Ante cada estado presente se nos abren numerosas posibilidades de desarrollo y evolución. Estamos sometidos continuamente a un creativo potencial de cambio, y precisamente en esta capacidad que nos brinda nuestra naturaleza reside nuestra libertad, en el dominio que podemos tomar sobre nuestras transformaciones futuras a partir de lo dado, de esos seres contingentes y todavía no emancipados que la mayoría de nosotros todavía somos.

Me he preguntado en muchas ocasiones cómo lograrlo, cómo salir de esta cárcel que nos hemos construido todos, y cuyos barrotes están hechos de nuestra pura carne, vértebras y neuronas, cómo reconfigurarnos para ser libres y para trabajar y luchar por nuestra libertad. Parecería colegirse de ello que resulta imposible la emancipación, y que en el caso de conseguir algo parecido a la liberación, sólo sería una situación mediocre y totalmente supeditada a los seres que ahora somos, una pura oportunidad de elección política y económica que el sistema nos brinda y que con esfuerzo y dedicación podríamos conseguir, pero no algo al margen o alternativo, una liberación en una realidad distinta, en otro mundo en el que a todos nos sea posible hacer máxima nuestra libertad en igualdad. Pero la verdadera libertad no consiste únicamente en satisfacer deseos (que muchas veces son los que el sistema internaliza en nosotros), sino en armonizar el pensamiento con la acción, sobre todo, en ser cada vez más dueños de nuestros procesos de individualización y subjetivización.

La educación ha sido en muchas ocasiones el recurso que se ha querido utilizar para cambiar la sociedad desde dentro de ella misma. Si somos animales plásticos y autoconstruidos, se considera, qué método más eficaz que educar en nuevos valores y así construir cerebros diferentes que cambien el mundo y lo conviertan en algo acorde con esos nuevos sujetos fabricados a través de un nuevo tipo de educación. Pero todo este discurso recurrente en torno a la educación como liberación y factor de cambio social, suena un poco recursivo y autorreferente, porque toda educación aspira a unos objetivos exógenos a los individuos educados, y sobre todo, que la educación la realizan personas “contaminadas” con unos valores y unas pretensiones del todo disonantes con el idílico sujeto  que se desea construir adiestrándolo.

El discurso de la educación como gran mecanismo de emancipación o liberación no me parece adecuado si en consonancia no se modifican las condiciones externas, el mismo sistema económico, productivo y material. Más bien, la promesa de la nueva educación ha sido esgrimida fundamentalmente para hacer más eficientes a los ciudadanos en la construcción de los sistemas existentes, pero nunca ha logrado, ni logrará jamás por sí sola conseguir sociedades más justas y sin explotación.

Este tipo de educación “emancipatoria” aspira a crear un ser humano bueno, al individuo formado, cultivado y dotado de las máximas capacidades para enfrentarse y transformar un mundo que, sin embargo, siempre lo ha despreciado en forma de una explotación y un precariado que en la situación actual, sobre todo afecta a los más jóvenes y mejor preparados. Las políticas culturales y educativas nunca han deseado favorecer la aparición de mentes auténticamente libres, sino cerebros adaptados a las condiciones de los sistemas existentes, personas asimiladas al tipo de libertad que el sistema otorga. Tendríamos que utilizar otras herramientas, complementarias a las educativas, para avanzar en el camino de la libertad.

El sistema liberal y capitalista en el que vivimos se basa en la premisa de que el ser humano nunca podrá ser bueno, y que si adopta comportamientos decentes y eficaces se debe a que existe violencia institucionalizada y hegemonía estatal sobre nuestro comportamiento. Por ello delegamos nuestra libertad “malvada” en el Gobierno, una serie de políticos que tampoco son buenos, claro está, pero que son capaces de protegernos de nosotros mismos gracias a que parecen extraídos entre los más corruptos, oportunistas y mendaces de la sociedad. Una autoridad que casi todos consideramos que debe existir porque estimamos que su enriquecimiento personal y privilegiado depende de que el sistema funcione, porque estas élites que nos protegen extraen rentas gracias a que ponen los medios para que el capitalismo, siendo injusto, genere bienestar y dinero, aunque éste se distribuya de forma tan desigual.

Pero desconfiemos de los discursos que se basan en el hombre bueno, o malo. Porque tampoco para que pueda existir una comunidad basada en la libertad plena de sus miembros, se requiere que estos sean buenos y generosos. Siempre se le ha reprochado al anarquismo su inocencia política al considerar que sólo podría existir una sociedad basada en la libertad absoluta si sus participantes fueran ángeles. Pero precisamente la búsqueda de la igual libertad es lo que hace que el conflicto, siempre existente en la sociedad humana, tienda a resolverse por fórmulas cooperativas, que cada miembro bueno o malísimo de cada comunidad deba pactar y acordar con sus iguales para poder aspirar a su máxima libertad.

Por estas razones, entre otras, creo más bien que no es la educación, sino el aprendizaje y la experimentación, las que realmente resultan indispensables para este proceso de liberación. La educación es una actividad fundamentalmente unidireccional que trata al educado como pura arcilla a la que conformar según un ideal de ser humano. En cambio, en el aprendizaje o en la experimentación, todos los integrantes del proceso, en mayor o menor medida, en relación con su función, interés y capacidad, evolucionarán de forma diferente con el objetivo de lograr, en un futuro cierto, la emancipación. El aprendizaje y la experimentación son procesos activos y dinámicos, eminentemente prácticos, corresponsables, en los que progresivamente los participantes se sienten más dueños de la evolución de sus personas, y por tanto, cada vez más libres a la vez que aprenden, actúan y transforman.

Y si hablamos de experimentación, sin duda las experiencias artísticas resultan imprescindibles para provocar transformaciones liberadoras a nivel de percepción y deseo. La experimentación artística nos coloca en una situación cognitiva muy especial, activa los mecanismos creativos e imaginativos de la mente humana, nos permite percibir de un modo sugestivo y sorprendente, jugar con las emociones y sus correlatos materiales, a la vez tomar distancia y aplicar el foco con precisión, en suma, un despliegue de herramientas cognitivas y mentales que posee una enorme capacidad transformadora.

No hablo sólo del arte elitista que aspira al absoluto, a la belleza, al puro gozo o al disfrute desinteresado, tampoco de esos objetos culturales convertidos en fetiches y almacenados en museos, auditorios y bibliotecas, no me refiero únicamente al arte como almacén de esencias eternas o al arte como divertimento y evasión. No. Me refiero a un modo muy especial de experimentar la realidad, y que no tiene por qué ocurrir sólo en los recintos sagrados del arte, sino cuando la mera contemplación, como espectador, de lo que otros han fabricado como obra de arte, se sustituye por nuestra participación activa, cuando la experiencia artística va más allá de representar más o menos fidedignamente el mundo o de lograr un determinado modelo de belleza, y nos despierta el deseo de transformarnos hacia algo que la experiencia artística nos incita.

Las experiencias artísticas pueden conseguir que comencemos a desear algo que no está inscrito en nuestras personas, tal y como ellas son actualmente, pueden lograr reconfigurar nuestras mentes usando los mismos elementos que hoy nos las enmarcan en el ámbito concreto de los sistemas políticos, sociales y productivos hoy existentes, una especie de reconfiguración de nuestros cerebros a partir de los mismos elementos que hoy nos limitan y nos dominan. Eso sí, si somos capaces de integrar las experiencias artísticas en la vida cotidiana, si las despojamos del aura sagrada que las envuelve y que las convierte en objetos venerados y a sus artífices en seres extraordinarios, si somos capaces de comenzar a percibir de forma diferente y a crear un entorno emotivo y vivencial distinto al actual y en consonancia con el impacto que esas experiencias artísticas deberían tener sobre nuestro imaginario, sobre la forma de relacionarnos con nuestro entorno social, productivo, económico, afectivo y cultural.

La experiencia artística, ya sea la de las cavernas paleolíticas, el arte abstracto o el cómic; las danzas rituales o el ballet clásico; el canto gregoriano o el heavy metal; el cuidado de las plantas del jardín o una partida de ajedrez; según nuestra disposición y actitud, según la manera en que sepamos integrarnos en su juego perceptivo y emotivo, posee la capacidad de plantearnos siempre un enigma, un “como si”, de cortocircuitar el funcionamiento normal de nuestro sistema cognitivo adaptado y cómplice con el sistema de dominio que nos envuelve y que también nos define como personas. Esta manera radical de experimentar el arte, y de conciliarlo con la forma en que construimos comunidades a nuestro alrededor, se constituye en un poderoso mecanismo de emancipación, en tanto en cuanto nos puede capacitar para tomar las riendas de nuestra evolución, de nuestra transformación progresiva en individuos cada vez más libres.

La libertad es un arte, el arte de aprender a ser libres, un arte que recurre a una serie de técnicas de aprendizaje y experimentación aplicables a nuestra vida cotidiana, en el trabajo, el amor, el consumo y la diversión, y que empleamos para autoconstruirnos de forma cada vez más libre, para individualizarnos como sujetos disonantes con el sistema de dominio que hoy impera, porque la senda hacia la máxima expresión de la libertad comienza cuando las personas empezamos a ser dueños de estos procesos de aprendizaje y experiencia, de construcción de nuestros cuerpos y mentes en consonancia con el nuevo y alternativo sistema productivo que nos debería alimentar y ofrecer bienestar.

«El arte de la libertad» recibió 0 desde que se publicó el lunes 4 de diciembre de 2017 dentro de la serie «» . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por Juan Ruiz.

Deja un comentario

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos los blogs de la red indiana en la
página de registro de Matríz.

Grupo de Cooperativas de las Indias.
Visita el blog de las Indias. Sabemos que últimamente no publicamos demasiado pero seguimos alojando a la red de blogs y a otros blogs e iniciativas de amigos de nuestras cooperativas.