SALUD Y NUTRICIÓN – 6 y último

MI EXPERIENCIA

Tras haber explicado una serie de conceptos básicos sobre alimentación y salud voy a contar mi experiencia directa con la nutrición. Tras meditar y estudiar mucho llegué a las conclusiones que en el texto principal he tratado de explicar (Parte 1, 2, 3, 4 y 5). Se trataba de probar, de convertirme ahora en la cobaya de mi experimento, cambiar mi alimentación y analizar qué ocurría. Lo mismo he hecho en otras facetas de mi vida. Por ejemplo, en mi actividad física y deportiva. Estudié la fisiología del deporte, las diferentes teorías del entrenamiento, y durante estos últimos años los he estado aplicando y probando sobre mí mismo (MI EXPERIENCIA ATLÉTICA 1, 2, 3, 4 y 5. EL ARTE DEL ENTRENAMIENTO 1, 2, 3, 4, 5, 6 y 7). Prueba y error. No muy científica, porque la muestra sólo soy yo, pero imprescindible para intentar individualizar los juicios que los expertos publican con carácter general. Al final, toda persona debe encontrar su propio camino, y por supuesto, sin despeñarse, sobre todo cuando desgraciadamente la senda que se ha elegido no resulta muy transitada.

La razón inicial de este periplo fue algo fortuita y tiene relación con mi actividad deportiva. En diversos libros sobre entrenamiento casi nunca me había detenido en los capítulos dedicados a la nutrición del deportista. Consideraba que el tema no tenía más importancia fuera de una correcta hidratación y alimentación en eventos de larga duración. Reflexionando sobre mi rendimiento en este tipo de pruebas llegué a la conclusión de que mi metabolismo durante el ejercicio físico se funda principalmente en el consumo de glucógeno, lo que me convierte en un atleta muy frágil en competiciones que duran más de dos horas, ya que me quedo fácilmente sin reservas, a pesar de la alimentación en carrera. La solución consistía en incrementar la participación de las grasas en la producción de energía y salvaguardar al máximo los escasos depósitos de glucógeno muscular y hepático.

El primer indicio sobre la importancia de la nutrición para conseguir este objetivo me lo dio el siguiente libro: Philip Maffetone, The Big Book of Endurance Training and Racing (Maffetone, 2010). En el que este fisiólogo y entrenador incidía en el entrenamiento aeróbico a ritmos muy tranquilos y en la alimentación para incrementar el consumo de grasas. En tal sentido, la experiencia con Marc Allen, uno de los más grandes atletas de todos los tiempos y 6 veces ganador del Iron Man de Hawai, así lo atestiguaba.

Otra de mis fuentes bibliográficas sobre entrenamiento en triatlón había sido Joe Friel, tanto sus libros, como el magnífico blog donde difunde numerosa información al respecto. Pero lo que me sorprendió es que hubiera escrito un libro junto con el doctor Cordain, en el que defendían la incorporación de la llamada paleo dieta al mundo del deporte (Cordain y Friel, 2005).

Yo hasta entonces no había apenas oído hablar de la paleo dieta más que como una anécdota, pero la singularidad del tema y la forma de aproximarse a él me atrajeron enormemente. A partir de aquí, empecé a sondear Internet, a recabar recursos de todo tipo al respecto, y a leer dos libros de gran valor, pero de formato y contenido totalmente distinto: Robb Wolf, The Paleo Solution. The original human diet (Wolf, 2010); y Staffan Lindeberg, Food and Western Disease. Health and nutrition from an evolutionary perspective (Lindeberg, 2010).

Tanto Maffetone como Cordain y Wolf sugerían hacer “la prueba”, es decir, darle una oportunidad a este tipo de alimentación y dedicarle aproximadamente un mes para comprobar y valorar el resultado de este tipo de nutrición que debimos tener los humanos durante nuestra evolución, y a la que por tanto deberíamos estar plenamente adaptados genéticamente. Simplificando mucho: sólo carne, pescado, frutas y verduras, y evitar los lácteos, los cereales y las legumbres. Por la gran fortaleza científica y demostrativa, no cabía confundir esta dieta con tantas otras que aparecen en el mercado. Todo está sólidamente fundado, y no hay trucos, ni ideas originales, ni mágicas. Se trataba de darle una oportunidad, no comiendo cosas raras ni en orden ni cantidades extrañas, sino aquello que formaba la dieta de nuestros antepasados, simplemente, alimentos naturales en la cantidades deseadas hasta colmar el apetito, sin limitación. Además, tenemos que considerar que una persona no puede vivir nutriéndose exclusivamente de cereales, en cambio, una dieta basada exclusivamente en productos animales y que posea suficiente grasa ha sido comprobado que resulta viable (los esquimales, por ejemplo). Y yo a estos alimentos, además les iba a añadir fruta y verdura. Luego el riesgo, creo yo, era reducido. Lo único que en principio me atemorizaba era la capacidad para realizar deporte, el hecho de que para reponer mis reservas de glucógeno, como casi todos los atletas, hasta ahora hubiera confiado en los cereales fundamentalmente, y ahora debía ser capaz de realizarlo únicamente con los hidratos de carbono de la fruta y la verdura, y algunas dosis de glucosa  a través de bebidas isotónicas.

Además, podría comprobar su impacto no solamente por analizar mis sensaciones, sino también realizando analíticas de sangre para realizar un seguimiento adecuado y no poner en riesgo mi salud. A continuación aporto algunos datos sobre mi metabolismo y las características de mi alimentación actual comparada con la precedente. Realizaré una evaluación muy aproximada de mis requerimientos energéticos y cómo los suplo a través de mi alimentación actual. Son cifras medias, confeccionadas a grosso modo, que no tienen más que un fin orientativo.

Mi metabolismo basal aproximado supone unas …

Ver el artículo completo (.pdf)

Licencia de Creative Commons
Salud y nutrición (6 y último) by Rui Valdivia is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial 4.0 Internacional License.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: